Historia del mercado Santa María de la Cabeza

El Mercado Municipal de Santa María de la Cabeza está enclavado en el distrito madrileño de Arganzuela.

Remontándonos al siglo XV, la historia nos revela la existencia de la huerta de La Arganzuela desde el reinado de los Reyes Católicos. Se trataba de una zona rica en huertas y dehesas de pastoreo, donde a partir del siglo XVI, se significa por sus cultivos de melón. De ahí que los agricultores de La Arganzuela se animaran a festejar las excelentes cosechas de melón y de las frutas que se cultivaban en la ribera del Manzanares, y de que hoy en día se sigan celebrando, a mediados del mes de septiembre,  las Fiestas de la Melonera en este distrito.

El crecimiento de la ciudad de Madrid durante el siglo XIX se desplaza hasta la zona de Arganzuela, ubicándose en este distrito la industria, donde se concentra una alta densidad de población emigrante de otras zonas de España.

Como consecuencia de este crecimiento de la población en el distrito de Arganzuela a principios del siglo XIX, el Ayuntamiento de Madrid decide mejorar el servicio público de abastos, instalando nuevos Mercados Municipales.

En el mencionado distrito municipal se construye el Mercado de Santa María de la Cabeza. La presentación de la maqueta del futuro mercado se llevó a cabo en 1935, comenzando dicho año las obras del mismo. Sin embargo, al inicio de la guerra civil española en 1936, provocó la paralización del proyecto, de forma que, durante la contienda, el edificio del cual sólo se había construido los sótanos y pilares, sirvió como refugio a los vecinos para protegerse de los bombardeos. Finalizada la guerra, continuaron las obras del mercado hasta su inauguración en 1940.

Este mercado, ubicado en el Paseo de Santa María de la Cabeza nº 41, ha ido cambiando su aspecto desde sus inicios, especialmente desde que fueron los propios comerciantes, que ejercían su actividad en el Centro quines, constituidos en asociación sin ánimo de lucro, asumieron la gestión de dicho servicio público mediante concesión administrativa en 1991. La especial motivación de estos comerciantes en adaptar su centro a las nuevas condiciones del comercio de proximidad, han propiciado que en el año 2006  se llevara a cabo una remodelación integral del mismo a iniciativa de la referida Asociación de Comerciantes del Mercado Santa María de la Cabeza y con el apoyo de las instituciones municipales y autonómicas de Madrid.

La reforma, que perseguía garantizar la viabilidad del Mercado Municipal de abastos, como servicio público que presta al barrio al que abastece, comprendía la modernización de las estructuras e instalaciones comunes del edificio (sistema de protección contraincendios, climatización, aseos minusválidos, refuerzo de estructuras, adecuación de cubiertas, remodelación de las fachadas) al tiempo que se reformaba la estructura comercial, dando cabida a una mediana superficie comercial (MERCADONA) que convive con los tradicionales puestos del Mercado. La reforma operada en el Mercado ha querido compaginar la modernidad de los nuevos formatos comerciales con el respeto a la tradición, y en este sentido se ha mantenido el estilo arquitectónico racionalista que se imprimió en la construcción del Mercado a mediados del siglo XX.